Método Kanban (看板)

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta a la hora de trabajar en un proyecto (pertenezca a la índole que pertenezca) es la gestión del tiempo y los recursos que se dedicarán al mismo. Existen multitud de métodos para este propósito, pero para el mejor es, debido a su gran simplicidad, el método Kanban («看» visual; «板» tarjeta).

¿Qué es el método Kanban? Un poco de historia…

Tras la segunda guerra mundial, la economía japonesa quedó al borde del colapso. No obstante, la tenacidad de los japoneses les llevó a no rendirse e intentar recuperarse por todos los métodos. Fue en una época marcada por esta mentalidad cuando, a mediados de la década de los 50, Toyota desarrolló el método Kanban como metodología para gestionar todas las tareas pertenecientes a su cadena de montaje. Gracias a su gran simplicidad y su alta efectividad y eficiencia, pronto empezó a ser copiado por otras grandes industrias del país, ayudando en gran medida a que Japón se convirtiera en la potencia tecnológica que es hoy en día.

Pero, ¿qué es el método Kanban?

A grandes rasgos, el método Kanban consiste en una pizarra (o tablero), sobre la que podemos encontrar diversas «tarjetas visuales» (lo que vienen a ser post-its, vamos). Cada tarjeta consiste en una única tarea, lo que permite observar de un solo vistazo el estado actual del proyecto. Para facilitar esto último, el tablero suele dividirse en sectores, donde los más comunes son:

Tablero típico del método Kanban
  • TO-DO, para las tareas que todavía no se han realizado.
  • DOING, para las tareas que se están realizando en este momento.
  • DONE, para las tareas ya finalizadas.

Además, suele utilizarse un código de colores para diferenciar las taras pertenecientes a cada sector y/o trabajador del proyecto. Esta presentación tan sencilla consigue que este método posea diversas cualidades:

  • Organización de la producción sencilla.
  • Control de la mano de obra.
  • Facilidad para la gestión de recursos.
  • Gran adaptabilidad para cambios durante la producción.
  • Fácil identificación de los puntos de mejora.

No obstante, aunque es un gran sistema, por si sólo no obra milagros. Cuanto mayor sea el proyecto y los miembros que lo forman, mas será necesario otros métodos que lo complementen para asegurar su correcto funcionamiento, Sin embargo, para pequeños proyectos de índole Indie (que viene a ser de lo que se habla en esta página), este método es más que suficiente.

¿Y cómo funciona?

Pues su funcionamiento viene a ser muy sencillo: un miembro del equipo se acerca al tablón, donde puede ver las tareas que todavía no se han realizado (TO-DO), y mueve una a la columna de trabajo actual (DOING). Cuando la finalice, simplemente la mueve a la columna de completadas (DONE). Con estos sencillos actos, todo el equipo sabe en cada momento que se ha hecho y que queda por hacer. Quizás la mayor dificultad consiste en determinar las tareas, pero dicha división suele obtenerse en la fase de diseño del proyecto, por lo que una posible tarea inicial podría ser siempre el diseño del mismo.


¿Os parece útil este método para gestionar proyectos? Os recuerdo que tenéis disponible un curso sobre los Fundamentos de la Programación para que podáis comenzar a adentraros en este maravilloso mundo del Desarrollo de Videojuegos Indie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *