Localización

Imaginad que hoy sale a la venta el último videojuego que llevas esperando meses. Lo compras, y nada más empezar a jugarlo, ves que está en castellano. Y piensas, «que majos los desarrolladores, que lo han hecho específicamente en mi idioma«, ¿no? Pues no. Los desarrolladores no te han tenido en cuenta, el juego ha sido hecho completamente en su idioma natal (la mayoría de veces). Entonces… ¿quién lo ha traducido? De esto trata la localización de videojuegos, un rol prácticamente desconocido dentro de la Industria del Desarrollo de Videojuegos.

Qué es la localización

La localización de videojuegos es un trabajo cuyo objetivo es traducir un videojuego desde el idioma original al idioma del país objetivo. Pero ojo, localizar un videojuego no consiste simplemente en traducirlo. Una buena localización debe de tener en cuenta la cultura y la forma de pensamiento de la población para la que se está localizando. Esto no resulta sencillo, ya que para lograr una buena localización, la persona encargada ha de tener conocimientos tanto del idioma y la cultura del origen, así como del idioma y la cultura del destino.

Un único videojuego es adaptado a multitud de idiomas.

Dentro de la localización de un videojuego, podemos encontrar dos grandes áreas separadas entre si: la localización técnica y la localización cultural y/o lingüística:

  • la localización técnica es aquella que se encarga de adaptar el hardware y el software del videojuego. El personal encargado de llevarla a cabo suele tener conocimientos especializados en dicha tarea. Algunos ejemplos de ellos serían la conversión de los formatos de codificación (PAL/NTSC), las diversas distribuciones de teclado según el idioma, o diversos aspectos jurídicos propios del país de destino.
  • la localización cultural y/o lingüística es la que se encarga de la traducción de todo el contenido relacionado con el videojuego. Esto incluye los diversos recursos del mismo, como son los diálogos, nombres de personajes, menus, gráficos, etc; y otros componentes, como son el manual (esto hoy en día casi que no xD), el embalaje del formato físico, diversos archivos de la documentación del juego, la página web o las campañas publicitarias.

La localización de un videojuego es algo que ya se tiene en cuenta durante el diseño del mismo. Para facilitar el trabajo posterior, los textos del videojuego no son implementados en el mismo código del juego. Estos están contenidos en un archivo externo (normalmente un .xml o .xls) y desde el mismo se importan mediante una referencia. Cada línea de texto tiene su propia referencia, y esta no puede estar duplicada.

La localización puede ser realizada por un equipo especializado dentro del propio estudio de desarrollo, aunque dado la cantidad de mercados existentes, lo normal es que se contrate a algún estudio externo especializado en la localización. Estos estudios externos suelen contar con personal más cualificado que los estudios de desarrollo, además de que poseen equipos especializados en la lengua objetivo (normalmente pertenecientes a la propia cultura para la que se está localizando).

No, no vale utilizar traductores online 😛

Roles en la localización

Ya hemos visto en qué consiste la localización de videojuegos. Espero que haya quedado claro que no es simplemente traducir el juego, sino que consiste en un trabajo mucho más amplio. Dentro de la localización, podemos encontrar los siguientes roles:

Localizador

Es el encargado de la traducción de los textos. Se trata de un rol que necesita un dominio del inglés, ya que en muchos casos la localización se realiza del idioma original al inglés y, posteriormente, de este a los diversos idiomas objetivos. Hace falta poseer conocimientos sobre el la industria, dado que según el género del videojuego se utilizará un tipo de lenguaje u otro. Así mismo es necesario conocer los aspectos técnicos del juego, ya que el lenguaje con el que haya sido programado puede influir en cuestiones como el límite de caracteres, los estilos tipográficos (negrita, cursiva, etc.) u otros aspectos.

Además de todo lo anterior, un localizador ha de ser creativo. La localización no consiste en una traducción literal, sino que ha de ser adaptada. Muchas veces, hay que ser más fiel al juego en si, y no al texto original. Esto se puede lograr cambiando distintas traducciones a otras diferentes pero con el mismo significado dentro del contexto, de forma que los jugadores del país objetivo puedan comprenderlo de una forma más sencilla.

Revisor

El revisor se encarga de la corrección de los textos a nivel de edición. Su trabajo es evitar las posibles erratas, faltas de ortografía, caracteres tipográficos especiales que no existan en la codificación del idioma objetivo, etc. Además, dado que diversas personas editan el conjunto de los textos, todos estos deben seguir una misma línea de edición, para que el resultado sea homogéneo.

Tester

Al igual que los testers generales, el objetivo de los testers especializados en localización es detectar posibles errores ocurridos durante la localización del videojuego. Para ello, su trabajo consiste en jugar al juego de manera exhaustiva en busca de posibles fallos en la visualización de los textos. Muchas veces, el rol de tester y el de revisor no acaban de estar separados del todo, y los propios testers se encargan de realizar correcciones sobre la localización original.

También es importante verificar que el videojuego supera los tests conocidos como TRC (Technical Requeriments Checklist). Estos son generados por las compañías desarrolladoras de las videoconsolas, y su objetivo es asegurar que se utilizan las designaciones oficiales para la propia consola, botones, periféricos, etc. Para poder publicar un videojuego, este debe haber superado dichos tests.

Doblaje de voces

Otro apartado del que se encarga el equipo de localización es el doblaje de las distintas voces que aparecen en el videojuego, ya sea en los propios diálogos como en los efectos sonoros. Al igual que con los textos, los distintos diálogos también deben traducirse y adaptarse culturalmente de acuerdo a la lengua objetivo. Pero para complicar más las cosas, la traducción de los mismos ha de encajar con las animaciones faciales (cuando las haya) de las escenas en las que se reproducen. La longitud de una misma frase puede variar según el idioma, por lo que a veces hay que tirar de creatividad para que el resultado sea aceptable.

Ojo con confundir añadir voces con doblaje.

El mayor problema durante los doblajes surge por la falta de contexto para los actores. Las grabaciones suelen realizarse del tirón, grabando todas las frases de un personaje y, posteriormente, cortando dicha grabación para separar los distintos diálogos. La razón de esto se debe, principalmente, a motivos económicos, y como resultado muchos diálogos suenan forzados ya que, realmente, los actores no estaban dialogando. A todo esto hay que sumarle que la norma en la industria del doblaje es de realizarlos a ciegas, sin ver las escenas que se doblan, simplemente teniendo como referencia la voz grabada del actor original. Esto ocasiona que no se transmita el sentimiento acorde a la escena en muchos casos.


Bueno, pues queda explicado el rol de localización. ¿Cuántos lo conocíais previamente? Como he comentado, es uno de los roles más desconocidos, pero de gran importancia en el resultado final del proyecto. Una de las principales razones de ello es que se trata de un rol relativamente nuevo, ya que hasta finales de los años noventa era raro que los juegos llegaran traducidos a otro idioma que no fuera el inglés. Todavía recuerdo el manual de textos que acompañaba al Ocarina of Time, con todas las traducciones por escrito 😛

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *