Origen de una Industria (I) – Historia de los Videojuegos

Comenzamos la nueva serie, ¡y estoy bastante ilusionado! Esta primera entrega de la Historia de los Videojuegos trata de los diversos eventos que sirvieron como base para la creación de la Industria de los Videojuegos tal y como la conocemos hoy en día. Como la entrada iba a quedar demasiado densa, he decidido dividirla en dos. Hoy veremos aquellos eventos fuera del campo de la Informática.

Antecedentes Pre-Informáticos

Para nadie es desconocido que los videojuegos actuales son una evolución de los juegos clásicos. Los comienzos de estos hay que buscarlos en los albores de la humanidad, ya que mediante el juego se conseguían aprender habilidades de supervivencia en un entorno controlado y se fomentaban las relaciones sociales. Estos juegos prehistóricos de carácter físico fueron evolucionando a la vez que aumentaba el nivel cultural humano, llegando a lo que hoy en día conocemos como juegos de mesa. Veamos su evolución a lo largo de la historia.

Historia de los Juegos de Mesa o de Tablero

Empezamos este recorrido por la historia con uno de los primeros juegos de los que se tiene constancia: el Mancala. Se trata de un juego cuyos orígenes se sitúan en lo que hoy conocemos como Oriente Próximo, y existen registros de su uso entre la población hace ya 2000 años, aunque se piensa que en realidad su antigüedad sería de varios milenios más. Se cree que su origen está basado en el conteo de cabezas de ganado o sacos de grano, y poco a poco fue evolucionando hacia un juego. Aunque existen muchas variaciones del juego, todas comparten un tablero con una serie de huecos y un conjunto de tokens, los cuales van desplazándose por los diferentes huecos hasta que todos acaban en las casillas de los jugadores.

Tablero de Mancala (inicialmente se jugaba con hoyos en el suelo).

Otro juego de la antigüedad es el conocido como el Juego Real de Ur. Tiene su origen en Mesopotamia, y está datado de alrededor del año 3000 antes de nuestra era. Se podría considerar el padre de los juegos de tablero, ya que es el primer juego que utilizaba uno del que se tiene constancia en la historia humana. Se trataba de un juego de carreras, donde dos jugadores competían por recorrer un tablero. Cada jugador constaba de siete fichas, y se utilizaba tres dados tetraédricos (cuatro caras, en forma de pirámide) para calcular el desplazamiento.

Tablero y fichas del Juego Real de Ur.

Saltemos ahora a tiempos más modernos. Fue alrededor del siglo XIX cuando comenzaron a producirse de forma industrial los juegos de mesa, que hasta entonces eran fabricados a mano. Juegos ya existentes, como el ajedrez, las cartas o los dados, fueron llegando a los hogares y clubs sociales de todo el mundo. Y grandes éxitos de ventas comenzaron a aparecer. Uno de ellos es el famoso juego conocido como el Juego de la Oca, publicado en 1851 (basado en un juego anterior del siglo XVI). Se trata de un simple juego de carreras, donde dos jugadores compiten por recorrer un tablero. La novedad está situada en las casillas de salto y de penalizaciones. Al ir estas impresas en el tablero, obligaban a que, cualquiera que jugara el juego, tuviera que seguir sus reglas. Fue el comienzo de las reglas y mecánicas fijas.

Durante los primeros años de esta nueva industria, fueron apareciendo juegos que marcaron las mecánicas actuales. Uno de ellos fue el Juego de la Vida. Este juego simulaba el paso de una persona por la vida, y su objetivo era llegar a la “edad de jubilación”. La novedad fue que, aunque en cierta manera se trata de un juego de carreras, el ganador no era el primero en llegar, sino el que lo hacía con la puntuación más alta, dado que las diferentes casillas del tablero sumaban o restaban puntos dependiendo de la acción contenida. De este tipo de juegos evolucionaron los conocidos como juegos financieros, donde el objetivo es ganar la mayor cantidad de dinero. Su mayor representante es el Monopoly, donde el objetivo es ganar dinero mediante la compra/venta de bienes urbanos y llevar a la bancarrota al resto de jugadores.

Dungeons & Dragons

Planificando la partida…

A lo largo de toda la historia de la humanidad, han existido una gran cantidad de juegos que han influido en la actual industria de los videojuegos, pero si hubiera que destacar uno de ellos, ese sería sin duda Dragones y Mazmorras, que sentó las bases de los juegos de rol. Dragones y Mazmorras fue publicado por Gary Gygax y Dave Arneson en 1974. D&D introdujo el concepto de Puntos de Experiencia, que permitían subir de nivel a tu personaje y con ello ir desarrollándolo de forma personalizada, gracias a una gran cantidad de habilidades entre las que escoger.

Además, D&D generó una nueva forma de jugar, ya que lo único que obtenías con el juego eran una serie de reglas sobre como debía comportarse el mundo, pero la creación y construcción de dicho mundo le correspondía al jugador (concretamente, al conocido como Game Master). Otros aspectos definidos por D&D fueron los encuentros aleatorios, la mecánica de supervivencia, la interacción con personajes no jugables, la influencia del jugador en la evolución del mundo y su historia, etc. Desde luego, el diseño actual de videojuegos no sería el mismo sin toda la influencia de este mítico juego.

Historia de la Máquina de Pinball

Otro de los factores que marcó la industria tal y como la conocemos fue la Máquina de Pinball. La cultura de juego y reunión que se generó alrededor del pinball sentó las bases para el futuro mundo del arcade.

El pinball moderno tiene sus orígenes en un juego del siglo XVI conocido como Bagatelle. Este consistía en un tablero, sobre el cual habían colocadas diversas varillas (de madera o metálicas) que formaban una figura, y la mecánica de juego consistía en el lanzamiento de una pelota que recorría el tablero rebotando en las varillas, acción que modificaba su trayectoria. Según la posición donde finalizara, obtenías una puntuación u otra. Era, básicamente, un juego de azar, donde el único factor que intervenía era la suerte.

Caballeros jugando al Bagatelle.

La forma del bagatelle fue evolucionando con el paso del tiempo. A mediados del siglo XIX, un lanzador de muelle fue añadido para el lanzamiento de la pelota, y su tamaño reducido poco a poco hasta el de un juego de mesa. Una nueva variante, denominada Whiffle, añadió el cristal superior sobre el tablero, para evitar que la pelota saliera del mismo. Con la llegada de la época moderna, algunas personan se percataron de que este juego podía convertirse en un negocio, y con ello llegó Baffle Ball.

Baffle Ball fue diseñado por la compañía Gottlieb, una de las primeras y mayores compañías de pinball. Su mayor novedad era que la máquina funcionaba tras la introducción de una moneda. Se fabricaron más de 50000 unidades, y se repartieron por los diversos establecimientos y salones de la época.

Baffle Ball (izquierda) y otras máquinas de la época.

Con la llegada de los flippers (esas palanquitas que podemos mover y con ello golpear la bola) en la década de 1940, ya tendríamos la máquina actual. Pero la incorporación de estos a la máquina tiene su origen en una interesante anécdota. Estas máquinas de azar eran utilizadas en locales donde las apuestas eran algo típico. El alcalde de Nueva York de la época, Fiorello H. La Guardia, comenzó una campaña en contra del pinball, catalogándola como una máquina que promovía el vicio entre la población, y muchos estados importantes se sumaron a la misma. La principal razón era su relación con las apuestas y el juego.

En aquellos años, habían dos variantes en el sistema de juego del pinball: una que devolvía dinero si lo hacías bien, y otra que no. Al tratarse de un juego completamente de azar, los pinball no eran diferentes de una “tragaperras”. Otra gran compañía de pinball, Williams, decidió añadirle los flippers para convertir la máquina en un juego de habilidad, en lugar de simplemente azar. Se llegó hasta el punto de jugar una partida en el juzgado de Nueva York para demostrar que se trataba de un juego de habilidad. Y la prohibición fue removida, más de 30 años después.


¿Qué os ha parecido esta primera entrega sobre la historia de los videojuegos… en la que no hemos hablado de videojuegos? Considero que era necesaria, ya que la industria de los videojuegos hereda su funcionamiento de la de los juegos de mesa tradicionales. En la próxima ya veremos aquellos primeros intentos de «juego electrónico». ¡Nos leemos!

Volver al Índice

¿Quieres estar al día de todo lo publicado en el blog?
Pues para ello puedes suscribirte mediante ese bonito formulario que tienes más abajo, o simplemente puedes seguirme en mi cuenta personal de Twitter (o ambas cosas si te animas :D)

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Excelente comienzo. Interesante el comienzo de los Pinballs. Pendiente de las próximas entregas. Saludos 😀

  2. Muy pero que muy buena entrada… pese a su falta de videojuegos. Aunque entiendo que como prefacio a lo que está por venir era necesario. Y no solo esto, sino que me ha parecido muy interesante conocer la historia de los juegos de mesa y los pinballs. La verdad es que me encanta conocer este tipo de curiosidades y he disfrutado mucho leyéndote. Espero con ganas la próxima entrega al respecto. En especial porque siempre he tenido dudas sobre si el primer videojuego fue el Tennis for Two o el OXO y me encantaría conocer tu opinión. Ánimo y éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *