13 de junio de 2018

Hardcore

Hoy en día, desarrollar videojuegos se ha vuelta cada vez más "sencillo". Existen multitud de motores que te facilitan la vida a la hora del desarrollo, hasta el punto de que existen casos en los que puedes desarrollar sin escribir una sola línea de código. Y como yo soy muy raro, pues cuando más "sencillo" es el mundo del desarrollo de videojuegos, me enbarco en un proyecto que quizás no me sirva para nada, ya que obrendré conocimientos a nivel teórico y técnico, pero que es posible que nunca los necesite a nivel profesional en la vida: comienzo con el desarrollo de un Game Engine.

Las princfipales razones para ellos son dos:
  • En primer lugar, hace mucho, pero MUCHO que no programo (escribir scripts no lo considero programación real, matadme si quieréis por ello). Durante la carrera era algo que me encantaba y que se me daba realmente bien, y hace unos días, intenté escribir un código en C++ y tarde muchisimo porque estuve más tiempo en Google buscando documentación que escribiendo lineas, porque practicamente he olvidado todo lo que aprendí (menos conceptos básicos, obviamente). Así que desarrollar una aplicación tan compleja me ayudará a recuperar, profundizar y ampliar mis conocimientos de programación.
  • Y en segundo lugar, el conocer el funcionamiento interno de un motor de videojuegos me permitirá poseer unos conocimientos técnicos que, aunque seguramente no los utilice porque nunca podré crear algo al nivel de los motores comerciales, ampliaré mis conocimientos, que eso es algo que nunca está de más.
 Esta "idea loca" es el principio de un cambio de filosofía que estoy experimentando, por el cual estoy dejando de preocuparme por factores externos y sociales, y simplemente me dedico a, por decirlo de alguna forma, ampliar conociemientos y mejorarme a mí mismo. Lo que tenga que llegar, ya llegará, no debo preocuparme por no tenerlo todo ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario